Las ratas son animales que viven próximos al ser humano. Se han adaptado a las ciudades y eligen sobre todo aquellos lugares donde hay suciedad y basura. Adquieren hábitos diferentes de comida, llegando a devorar hasta el 10% de su peso cada día y se reproducen a una velocidad asombrosa.

El promedio de vida de las ratas es de un año pero comienzan a procrear a partir de los tres meses de edad y pueden criar hasta cinco veces en un año, con un promedio de 8 a 12 crías. Lo que hace que literalmente por la velocidad de procreación, las ratas sean consideradas plagas.

Las ratas, tienen muy desarrollado el sentido del gusto y del tacto, en cambio tienen poca habilidad visual pero su sentido de la vista es muy sensible a los cambios de luz. Es por eso que es sabido que las ratas prefieren los hábitos nocturnos.

Para poder realizar movimientos en la oscuridad, poseen bigotes y pelos denominados guardianes en su cuerpo, que son sensores que le permiten realizar con total libertad destrezas por la noche, o en lugares realmente oscuros, como madrigueras, alcantarillas o desagües.

Enfermedades de las ratas

De la cercana relación entre ratas y humanos es importante destacar no sólo los daños que éstas provocan en la ciudad sino también las enfermedades graves que se transmiten entre ellas, a otros vertebrados y a humanos, entre ellas podemos citar: Fiebre hemorrágica argentina, Tifus murino, Peste bubónica, Leptospirosis, Fiebre por mordedura de rata, Salmonelosis, etc.

Estas enfermedades pueden transmitirlas a través de tres métodos:

  • Por intermedio de vectores propios de la rata (pulgas, piojos, ácaros); tal es el caso de la Peste bubónica, Tifus murino y Ricketsiosis vesicular.
  • A través de sus excrementos, orina, secreciones nasales, saliva, etc.
    Aquí las enfermedades o sus agentes causales se transforman y evolucionan activamente dentro de la rata, siendo luego transmitidas por  mordeduras, etc.
    Enfermedades como Leptospirosis, Rabia, Teniasis, Triquinosis y otras son propagadas de esta forma.
  • Finalmente, un número indefinido de enfermedades que los roedores pueden propagar simplemente por la transmisión mecánica (arrastre) de materias infectadas de un lugar a otro.
    Hepatitis, Fiebre tifoidea, Tuberculosis y otros.

No menos importante resulta destacar que los roedores representan un enorme potencial contaminante de alimentos y medio ambiente en general; aunque esto no represente necesariamente la transmisión de enfermedades, los elementos de contaminación puede provocar cuadros alérgicos o simple rechazo y pérdida de alimentos por daño estético.

A modo de referencia, basta indicar que una pareja de ratas produce, en un año, un promedio de 25.000 excrementos, 4 a 5 litros de orina y 100.000 de pelos.